lunes, 23 de marzo de 2009

Comenzando

Estos días de sol y buen tiempo los he aprovechado para ir calentando, poco a poco, con algún día de pesca y alguno de entreno en seco, para volver a cogerle el toque a las cañas ligeras, pues tras un invierno con pesca solo de lucio y mar, uno ya estaba embrutecido lanzando streamers de unos cuantos centímetros.

Por fin Mery ha tenido su primera lección de pesca a mosca en el lago Castiñeiras.
Empezamos con el lance, pero entre que era su primer contacto con una caña y su sentido del ridiculo (aunque no lo reconozca), solo pudimos conseguir que matenga la linea en el aire un poquito. Habrá más clases, asi que no muerdas las caña...


En un viaje fugaz a Zamora me llegué hasta Almendra y un día logre pescar algo, un buen barbo pescado a ninfa de quironómido a medias aguas, sujetada ahí con un indicador de picada de foam. El otro día sufrí el ataque de un mastín y me jodió la jornada, aún así los peces están como "agilipollados".




El domingo quedé con mi amigacho José Manuel y nos llegamos hasta un libre sin muerte en el río Arnoia en Baños de Molgas, en Orense. Un sitio muy bonito y un río en perfectas condiciones para pescar a mosca. Para José Manuel fué el día de aprender a menejar un aparejo de ninfas ligeras, pescando aguas arriba y haciendo buenas derivas.

Al final el esfuerzo dio sus frutos y consiguió engañar una bonita trucha. De este tamaño logramos clavar entre los dos 7 truchas, que no son muchas pero teniendo en cuenta que es principio de temporada y el agua está aún congelada, no está tan mal.


Mañana volveré tentar truchas, no se aún si al Arnoia o al Lérez, depende si hay cotos libres o no. Ya arrancó la temporada truchera y con ella la fiebre mosquera.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar