viernes, 19 de septiembre de 2014

¿Mal tiempo? (video)

Si, tengo el blog algo descuidado y pido disculpas por ello. La pesca, las vacaciones y demás me han alejado un poco del ordenador.

Pero hoy encontré un rato por la mañana y he subido el vídeo prometido en la anterior entrada ¿Mal tiempo? .




A muchos pescadores les echa para atrás un día de viento y olas, cuando de pescar barbos hablamos. Como veis en el vídeo, no solo es posible, sino muy productivo, el pescar en días de viento y grandes olas. Las grandes moscas de foam se harán imprescindibles para poder tener éxito, pues los barbos deben poder localizar la mosca entre las olas y la Chernobyl Ant cumple perfectamente esta misión, además de ser insumergible.

Alguien me preguntaba si pesco a pez visto en estas condiciones, y yo le contesto, por supuesto! Siempre pesco barbos a pez visto y en estas condiciones es fácil de verlos entre ola y ola, además que nos permiten acercarnos mucho más.

Este otoño ya sabéis, si llegáis al embalse y las condiciones son como las del vídeo, no os desaniméis. Atad una buena Chernobyl y leña al mono!

martes, 29 de julio de 2014

¿ Mal tiempo?




Pues resulta que cuanto más adversas son las condiciones climáticas, más se disfruta de todo lo restante.







viernes, 20 de junio de 2014

Paraninfo, experiencia práctica

El Paraninfo de mi amigo Paco Lizarraga (Paco "Maravillas") está últimamente de "moda". Al menos en cuanto a ciertas publicaciones en las que este montaje ha aparecido. Hay varios sitios donde se puede ver un paso a paso de este montaje. Yo os dejo dos sitios donde poder verlo, el blog de Joaquín Herrero (Enlace) De rios, truchas y pesca con mosca, y la página de Álvaro González "Varo" (Enlace) Líneas Vivas.

Pero lo que echo de menos es hablar de este montaje de forma práctica, dícese, pescando. Solo recuerdo a Joaquín hablando de dicha imitación en un artículo sobre ninfas emergentes en la revista Dánica.Yo lo que os traigo es un ejemplo práctico de donde y como utilizar un Paraninfo. 

Hace poco pude disfrutar de unos días de pesca por varios ríos de Castilla y León. En uno de ellos, un río de meseta que transcurre entre choperas, las truchas no paraban de cebarse. Por más que intentaba fijarme que comían, no lo lograba, porque a pesar de que había algunos subimagos de ignita, no los estaban comiendo. Lo que si pude apreciar es que era raro ver durante las cebadas que la trucha asomara el morro al comer, tan solo había unas pequeñas perturbaciones en el agua. Varias fueron las emergentes que utilicé, pero claro, todas ellas tenían algo en común: flotaban en la película del agua. Clavé varias truchas, pero fueron muchos más los rechaces.


Cuando llegué a uno de mis lugares favoritos, un gran pozón de aguas realmente lentas, me encontré con una buena trucha comiendo debajo de las ramas de los árboles. Terco como una mula, me empeñé en seguir presentando mis emergentes a esa trucha y rechazó una tras otra. Era un lance algo complejo, pues la trucha comía muy próxima a una rama semi sumergida y cada vez que no tomaba la mosca, ésta corría mucho riesgo de engancharse en la rama, con el riesgo de asustar al pez.

En estas andaba cuando recordé que llevo en mi caja una decena de Paraninfos. Algunos montados por mi, pero la mayoría regalos de Paco Lizarraga. No quise arriesgarme y até al terminal uno original, de color oliva y con un tamaño similar a lo que estaba emergiendo.


Un solo lance hizo que esta bonita trucha tomara la mosca a la primera. La trucha que había rechazado las otras emergentes, la tomó con gran franqueza.


Durante el resto de la tarde seguí sacando truchas utilizando el Paraninfo. Pero hay que saber utilizarlo. Yo estaba con un bajo de más de 6 m. acabado en una punta del 0,12 mm. Algo inadecuado para pescar lejos con esta mosca, pues acabé rizando una y otra vez. Es una mosca que debe ser lanzada desde la posición más cercana que podamos al pez, o con bajos algo más gruesos. Tampoco estaría mal utilizar un tippet de hilo fondante o aplicarle algún producto para que se nos sumerja, pienso que así la mosca trabaja mejor y nos permite utilizar tippet más gruesos sin dejar tanta huella en el agua.

En resumen, creo que es una mosca increíble, sobretodo en las situaciones donde los peces no comen en la superficie, sino ninfas emergentes, a uno o dos centímetros bajo el agua y de no utilizar una mosca de este tipo, no conseguiremos que las truchas tomen esas otras imitaciones que flotan en la superficie. La complejidad en su montaje se ve superada por su efectividad en ciertos momentos.

domingo, 25 de mayo de 2014

POETICAMENTE HABLANDO...

Recién llegados de Biescas
rodeados de montañas,
volvemos de nuevo al sitio,
sitio de zonas muy planas.


Rara vez se puede ver
la zona en el mismo estado
pues el agua sube y baja
moldeando el escenario.


Cada uno está a lo suyo
yo andando, otros pescando
cualquiera que sea el oficio
lo hacemos con mucho agrado.


Hablo por mi y por mis gustos,
raros en la sociedad,
pues todos defienden modas
sin saber ni de que van.


Opina de medio ambiente
y de cuidado animal
¿Ha visto algo en tu vida
o lo ve desde el sofá?.


Y por fin encuentras a alguien
que te acompaña al andar
que ya sabe lo que quiere
y no habla por hablar.


Mantengamos estos sitios
de belleza singular,
muchas gracias por mostrarlos
pues yo sí los se apreciar.


Gracias.
Teresa

jueves, 8 de mayo de 2014

Un par de horas en el lago (II)

Hoy ha sido un día complicado. En Pirineos hemos alcanzado los 25 ºC y el deshielo ha vuelto con severidad. Tras recorrer varios ríos, todos resultan estar impracticables. El agua fluye desde todos los barrancos, con un color entre azul y gris, y eso no es un buen presagio. Por lo que al final opté por echar un par de horas en un lago. Puede parecer poco, pero si pillas la hora buena, puede ser suficiente (http://apeloypluma.blogspot.com.es/2012/11/un-par-de-horas-en-el-lago.html)


Y bueno, hoy no estaban locas por comer, pero algo se movieron. Pescando con un tándem de seca y ninfa, he conseguido clavar cinco truchillas. Unas a la ninfa y un par de ataques a la seca.


Ésta, que fue la primera, tenía "heridas de guerra" de un mal desanzuelado anterior. Al menos sobrevivió.


Por un momento parecía que iba a haber eclosión, pero resultó ser una ilusión. Al rato de estar pescando, el viento roló y se volvió incómodo, trayendo nubes de tormenta. Los insectos desaparecieron y las truchas se alejaron de la superficie.


Como mi intención al salir de casa era pescar en algún pequeño río, llevaba la caña de línea #3, y el viento, aunque no era un huracán, era suficiente para complicarme mucho los lances.


Así que he decidido que, tras un par de horas de pesca y salvado el bolo, no estaría mal acabar la tarde montando un poco en casa. Antes de que las nubes se ponga a rugir, que ya sabemos como se las gastan las tormentas de por aquí.