lunes, 2 de diciembre de 2019

Fly Tying Desk Project (IV y última)

Pues tras acabar la librería e instalarla, la mesa de montaje ya estaba lista. Ha sido un año de trabajo, a ratos, en un garaje y con herramientas de bricolaje en su mayoría.

No tengo estudios ni experiencia en la madera, más allá de algunos muebles sencillos. Casi todos mis conocimientos vienen de ver vídeos en Youtube y algunos libros que me he ido comprando estos meses. Por eso la mesa tiene algunos pequeños fallos y también por eso no tiene un diseño más elaborado (la creatividad no es uno de mis fuertes) pero si puedo decir que es bastante funcional y práctica. 

Animo a cualquiera que tenga en mente una que se la haga. Si yo la hice, cualquiera puede hacerla. Solo se necesita un poco de constancia y paciencia.









La mesa realmente ha sido terminada cuando coloqué en ella todos mis libros y el material de montaje. Cuando le instalé las luces y puse en el centro el torno de montaje, porque ese es su fin último: montar moscas en ella.


No puedo negar que estoy orgulloso y más contento que un perro con dos colas. No se si es la más bonita o no, pero es la mía y la he hecho yo. Soñaba desde hace años con tener un sitio así para montar moscas, pero el alto coste que tenía mandarla hacer, o el vértigo de embarcarme un proyecto así, hizo que año tras año se fuera posponiendo.


La mesa ya ha sido estrenada hace unas semanas. Al lado le he hecho una cama a mi socio peludo para que duerma junto a ella y al radiador. Pesa una barbaridad, es solida y estable. No creo que de aquí salgan mejores moscas, pero si que las haré más feliz.

1 comentario: