lunes, 29 de octubre de 2012

Tricóptero de culo de becada

Conocí esta mosca hace tres años, cuando Paco Lizarraga me regaló un par de ellas para pescar en el coto de Oza. Desde entonces es una de mis moscas favoritas, aunque no la utilizo tanto como yo quisiera, debido a la dificultad de conseguir el culo de becada. 
Esta pluma creo que es una pasada, porque a parte de tener cualidades como el cdc, dispone de un moteado muy atractivo, además de ser una pluma más rígida y pequeña, ideal para este tipo de mosca.


El tejadillo lo forman cuatro plumas de becada, dos a cada lado y colocadas en ángulo.


El falso hackle está hecho con pata de liebre ártica color dun (Paco lo suele hacer crema) y recortado por su parte inferior, que le dará aún mayor flotabilidad a la mosca.
El cuerpo lo suelo montar en varios tipos de dubbing, aunque últimamente el que más me gusta es el SLF y suelen ser de color light olive o rusty brown.
Lo monto en anzuelos del 14-16 y las truchas lo suelen atacar ferozmente, sobre todo cuando lo haces rayar por algún chorro.

Una mosca que mueve truchas y da muchas alegrías.

martes, 23 de octubre de 2012

Otoño 2012 (II) Chernobyl's day


Uno de los días que nos acercamos Teresa y yo a tentar los barbos, lo hicimos con un tiempo totalmente desapacible, que por otra parte era nuestro objetivo: pescar en otoño.
Así que al llegar al embalse, éste nos recibió con viento y lluvia. No pasa nada, unos chubasqueros y a pescar.


A penas habíamos llegado a la orilla y ya teníamos clavado el primero. Entró a una chernobyl, mosca que até nada más llegar al embalse pues en estos días de viento son realmente efectivas. Esta vez no quise arriesgar con los árboles sumergidos y metí la línea #7, para forzar más los peces, que además me permitió lanzar contra el viento perfectamente.


Y el primero no tenía mal tamaño. Hacia mucho tiempo que no pescaba barbos bajo la lluvia.


Creo que estos peces andan sobrados para comerse grandes moscas de foam o incluso streamers.


Poco a poco el día fue abriendo, aunque el viento no cesó.


El rececho...


... y el premio. La verdad es que los barbos fueron saliendo uno detrás de otro. Estaban realmente activos entre las olas de la orilla y todos eran barbos de buen tamaño.


Teresa se aburrió de mi y acabó como siempre que viene a pescar: subiéndose en la montaña o colina más alta que encuentra


Una vez más la chernobyl dio sus frutos. Esta vez funcionó mejor la de color naranja que otros colores como el insect green o tan.


No alargamos mucho el día, tan solo pescamos un par de horas, pero fueron realmente productivas: once barbos y una rotura.


De camino a casa el día abrió del todo, aunque aún se podían ver algunos chubascos en la lejanía.

lunes, 15 de octubre de 2012

Truchas golosonas

Os dejo un vídeo de este junio grabado en un río del Pirineo oscense. Ese día las truchas estaban golosonas!


miércoles, 10 de octubre de 2012

Otoño 2012 (I). De nuevo por aquí.


Otro otoño, como ya viene siendo costumbre, he vuelto por mi tierra. Ya eran muchos los meses que llevaba pensando en este viaje y de nuevo, un año más, otra vez por aquí, con la novedad de regresar con Teresa. Parece ser que le ha cogido gusto a Zamora.


Nos hemos encontrado un embalse realmente bajo. Creo que nunca lo vi así. A pesar de la sequía tiene cierto encanto con todos esos árboles asomando.


Pescar en un escenario como éste tenía que ser considerado deporte de riesgo. Alguna de mis mejores moscas fueron sacrificadas entre estos árboles.


Otras consiguieron recompensa. Los barbos estaban más o menos activos, sobretodo en estas zonas enmarañadas.

La verdad que miraras donde miraras había árboles emergidos.


Por culpa de un fallo en el carrete de la caña del #7, tuve que conformarme con la de reserva, una Scott de línea #5 pensada para otro tipo de escenarios. Ha sufrido lo que no está escrito! Pues he tenido que meter un 1X de tippet para frenar a estos bichos en pocos metros para evitar los enganches. Menos mal que no salió entre los árboles ningún tarugo de esos de más de 70 cm. sino lo hubiera perdido.



Si bien el más grande del día fue a salir en una zona totalmente despejada. Con estas cañas ligeras se puede uno apañar una jornada de pesca, pero la muñeca le queda a uno como el rosario de la Aurora.


Este primer contacto barbero fue breve, tan solo dos horas de pesca, el sol pegaba mucho y ya estamos hartos de tanto calor. Media docena de barbos, una carpa y alguna rotura son buen botín para el tiempo que le echamos.

La guinda la puso una agradable comida con Miguel, Alicia y Manuel, a los que encontramos de casualidad pescando el mismo lugar que nosotros. A las seis de la tarde acabamos la comida, ellos marcharon a pescar y nosotros a tomar un café a un pueblo cercano.


La maquinaría ya está engrasada y no hay quién la pare: nueve días de pesca intensos nos esperan por delante. Que alguien lleve el Reflex!!

lunes, 1 de octubre de 2012

Fin de temporada en alta montaña


Ayer era el último día de la temporada de los cotos sociales en Aragón, así que me llegué hasta el coto de Oza con Paco para poner el broche a esta temporada atípica.


El río venía muy bien de agua y un pelín tomada, ideal para la ninfa, aunque yo me pasé la mayor parte del tiempo pescando a seca, con irregulares resultados. Paco optó prácticamente todo el rato por pescar con pequeñas ninfas con una caña del #3. Y vaya ninfas traía esta vez! Es el mejor montador que conozco, sus cajas de moscas son regalos para la vista de un pescador.


El día frío y con viento, pero pescar en este paisaje siempre alegra el alma a cualquiera.


Las truchas no fueron muchas ni pocas. Si bien no fue una locura, pues estaban algo frías, el goteo de capturas fue constante, aunque la mayoría palmeras.
A mi la mosca seca que mejor me funcionó fue la Usual en un #16. A eso de las cinco de la tarde cogí la última trucha a seca y decidí poner la ninfa, ya que Paco seguía clavando bastantes truchas con la misma.



Desde luego puedo decir que este coto es uno de mis preferidos por sus truchas y sobretodo por su belleza. Además, con el frío no había mucha gente por ahí arriba y solo vimos un coche de pescadores en la parte inferior del coto.


A las seis y media de la tarde las truchas ya no estaban mucho por la labor, el viento arreciaba y decidimos volver a Puente la Reina a meternos un bocata.

Ya solo nos quedan abiertos algún coto deportivo hasta final de octubre y algún lago. De momento habrá que esperar ocho meses para volver a la alta montaña. Ahora toca montar moscas para los barbos y apretar en la recta final de la temporada.