viernes, 24 de febrero de 2012

CyL declarará la trucha común como especie de interés preferente y potenciará la CCAA como destino de pesca

VALLADOLID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

La comunidad autónoma de Castilla y León declarará la trucha común como especie de interés preferente dado su "especial valor ecológico y deportivo" de modo que su pesca se ajustará al conocimiento del volumen de sus poblaciones.

Además, se potenciará la pesca sin muerte como una herramienta para garantizar la conservación de las "valiosas poblaciones de trucha autónoma" en la Región, "siempre desde el respeto a otras formas tradicionales de pesca muy arraigadas en nuestro medio rural".

También, se fomentará que la Comunidad se consolide como "destino turístico de pesca" tanto a nivel nacional como internacional "compatibilizando este objetivo con el disfrute de los pescadores autóctonos y con la conservación de las especies".

Estas son las principales novedades del Anteproyecto de Ley de Pesca de Castilla y León que ha presentado este jueves el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván, al Consejo de Gobierno de la Junta y que podría estar aprobado en los meses de septiembre u octubre, según ha precisado el portavoz, José Antonio de Santiago-Juárez.

Otras de las novedades del Anteproyecto de Ley de Pesca de Castilla y León, que pretende actualizar y modernizar una norma de hace 20 años, son dar especial relevancia a la planificación de los aprovechamientos, a través de la aprobación del Plan de Ordenación de los Recursos Acuáticos (P.O.R.A.), de carácter regional, que se concretará sucesivamente en Planes Técnicos de Gestión de cada cuenca para llegar al detalle con la elaboración de un Plan de Pesca específico para cada uno de los tramos de pesca.

Además, se creará la 'Red de Seguimiento y Control de las poblaciones acuáticas de Castilla y León', que será la base de la planificación, se establecerá un cupo de permisos de pesca y se potencian las Aulas del Río, dirigidas a formar a las próximas generaciones de pescadores "en una forma respetuosa de relacionarse con nuestro patrimonio natural".

"TRASCENDENCIA SOCIAL Y ECONÓMICA"

Según ha recordado el portavoz, la pesca deportiva tiene en Castilla y León una "trascendencia social y económica muy importante" y constituye "una de las principales actividades de ocio en la naturaleza". Castilla y León es además la comunidad autónoma con "mayor riqueza de pesca continental y con los ríos trucheros más apreciados de España" y "una de las regiones europeas más importantes en lo que a esta actividad se refiere".

En la actualidad, el número de pescadores con licencia en la Región se acerca a los 200.000; la red fluvial alcanza los 7.200 kilómetros, de los cuales una buena parte tiene la consideración de aguas trucheras, y existen además 147 cotos, 103 tramos libres sin muerte y 23 escenarios deportivos sociales de pesca.

De Santiago-Juárez ha significado también que el borrador inicial del Proyecto de Ley de Pesca de Castilla y León se ha sometido a un "amplio proceso de información pública", que ha permitido la presentación de aportaciones y alegaciones formuladas por "muy diversos" agentes sociales, como asociaciones de pescadores, asociaciones conservacionistas, colegios profesionales, entidades locales, agentes medioambientales, sindicatos, ciudadanos a título individual, etc., "que han permitido conocer mejor el sentir de los distintos sectores implicados en la pesca fluvial y enriquecer el texto inicial".

La futura ley pretende actualizar la regulación de la pesca ya que, entre otras cuestiones, en pocos años el número de pescadores ha pasado de 120.000 a casi 200.000.

Además, ha continuado el portavoz, se propone avanzar en una mejora de la gestión de la riqueza piscícola de Castilla y León con dos objetivos fundamentales, garantizar el aprovechamiento sostenible, "es decir, que bajo ningún concepto se sobreexplote el recurso natural y se cuide el valor de las especies", y poner en valor socialmente y económicamente "un recurso tan valioso como la pesca, contribuyendo así al desarrollo del medio rural".

http://www.europapress.es/castilla-y-leon/noticia-cyl-declarara-trucha-comun-especie-interes-preferente-potenciara-ccaa-destino-pesca-20120223145523.html

miércoles, 15 de febrero de 2012

La agresividad del Siluro

Este pez no es un pez ordinario.

Su agresividad en ciertas circunstancias - y que también podría explicar por qué nos resulta tan fácil de engañarlo - nos plantea por lo menos algunos problemas de interpretación.


Aquí no se trata sólo de la agresividad que el depredador hace uso matando a sus presas para alimentarse o para defender su territorio o para amenazar al territorio de otros.
De hecho, a menudo, el siluro parece funcionar como si fuese una máquina programada para matar.
Esto es obviamente una exageración, pero ¿cómo expresarse de manera diferente ?

Para intentar ilustrar el tema, cuatro anécdotas extraídas de mis diarios de pesca.


1 -
Es bien sabido que las garzas no son águilas. Para pescar, deben mojarse las patas.

En esa recula obstruida, de aguas turbias y fondo limoso, actuaba yo de garza sin quitar los ojos de un árbol parcialmente sumergido en torno al cuál yo esperaba que apareciera una gran carpa.

Inmóvil desde buen rato, el agua llegándome a la mitad del muslo, me decidí a avanzar un poco. Mi pie izquierdo despegó del cieno y fue atacado en ese mismo momento. Sentí con claridad las mandíbulas del depredador a pesar del espesor de la bota.

Desequilibrado, puse el pie en el suelo, pero al hacerlo, aplasté la mandíbula del gran pez que aún no había tenido tiempo de dejar su presa. En el movimiento que hizo para liberarse, un metro de su cola vino azotar la superficie, duchándome por completo.

Acechando en el glauco, probablemente desde hacia tanto tiempo como yo, el maldito siluro había confundido mi pie con una carpa !



2 -
Algo agotados y hartos de peces, volviendo al coche, río arriba, vimos un silurito durmiendo la siesta por debajo de un tronco sumergido.

Duerme o ha muerto. No se nota ni la más leve ondulación de la cola, ni tampoco esa tensión particular del animal que está alerta y espera el momento adecuado para escaparse.

- ¿Lo pescamos a mano?

- Ok, que escoges ¿la cabeza o la cola ?

- La cola. Ya me dirás cuando apretarlo.

Nos acercamos en plan indio. Las narices a ras del agua, se trata de encontrar un buen agarre. Lo primero, mis manos rozan la cola sin causar ni erección, ni reacción.

- Te toca a ti...

El amigo arriesga la mano bajo el tronco y de repente, todo va muy rápido.

Ambos damos un grito, al mismo tiempo; yo por el bofetón que acaba de darme la cola y él por el dolor del mordisco en sus dedos ya ensangrentados.



3 -
He dejado a descansar a mis pies, en un charco, el gran pez que acabo de pelear y ataco sus hermanos que siguen atiborrándose de morralla muy cerca de aquí. Un buen rato después, el pez no se ha movido, ni ha intentado huir por el canal que se comunica con la corriente principal. Lentamente, acerco el pie a su cabeza. Inmediatamente, sus bigotes cobran vida y arremete contra la bota. Tres impactos en tres segundos. En la punta de la bota, y luego en el lado de ella y, finalmente, en la parte superior, los dientes de los ralladores que tiene por mandíbulas se enganchan en el cordón que se desanuda cuando da la vuelta para escaparse.


4 -
Mi amigo acaba de pescar un silurito que ha tardado mucho en rendirse. Además, el anzuelo ha atravesado la bóveda del paladar y, aunque sin muerte, ha sido necesario usar alicates para desengancharlo. Lo ponemos a recuperarse en agua parada entre la orilla y una piedra grande, sin demasiadas ilusiones sobre sus posibilidades de supervivencia a largo plazo.

Me toca pescar. Pero fallo uno que, huyendo, espanta a todo el bando.

Volvemos al enfermo.

Clap ... clap ... clap ... dando golpecitos en el agua el amigo dirige su mano enguantada hacia el pez cuya cola de repente cobra vida. La mano se hunde. Ataque inmediato.

La escena se repetirá 3 o 4 veces ¡Alucinante!

Entonces, el siluro ¿qué? ¿... una máquina programada para matar? ¿para comer? o ¿simplemente un discípulo de Napoleón, convencido de que el ataque es la mejor de las defensas?

Los etólogos nos lo contarán.



Las heridas frescas casi con toda seguridad causadas por una captura anterior no han quitado las ganas (o disminuido la agresividad) de este pez.

Jacques

jueves, 9 de febrero de 2012

Montajes de Invierno. Moscas de lago.


Esta entrada completa las otras sobre la pesca de truchas en lagos y embalses. Creo que muchos se van a ver decepcionados con mis montajes, los cuáles nada tienen que ver con las moscas de los catálogos de pesca de nuestro país, ni con las de muchos artículos de competición, donde al hablar de moscas de lago se refieren más a moscas para intensivos o reservorios, destinadas a truchas de repoblación.

Tengo que reconocer que en mis moscas en general, pero sobretodo en las de lago, me dejo llevar mucho por la escuela americana. Creo que gran parte de culpa la tiene mi afición a la pesca de ciprínidos que ha hecho que utilice muchas de esas moscas para barbos para pescar truchas.

Empezaré por las secas:

The Hopper Juan


Sin duda una de  mis moscas favoritas. Sola o acompañada por una ninfa, me ha dado muchas alegrías este último año pescando en embalse. Suelo montarla en anzuelos 2X largo y tamaños del 8 al 12.

Chernobyl Ant


Otra mosca comodín, la cuál no solo me ha dado muchas alegrías a mi, sino a otros amigos que no tienen complejos a la hora de utilizar este tipo de moscas. Yo la utilizo en anzuelo del 12, para cuando me rechazan el Hopper Juan. También la utilizo acompañada por pequeñas ninfas.

Escarabajo


Muchas veces en las orillas de los lagos y embalses podemos ver gran cantidad de ganado el cuál deja multitud de excrementos en la orilla. De los mismos se aprovechan muchos tipos de escarabajos, viendo a veces cientos de ellos en una sola jornada de pesca. Suelen ser de tamaños generosos, por eso los monto en anzuelos del 10 al 14.

Tricóptero de ciervo y PLA


Los días ventosos y cuando las truchas no están por la labor de comer terrestres, me gusta poner este tipo de tricóptero en ciervo y pata de liebre ártica. Engrasando bien la PLA, tendremos una mosca muy visible y con gran capacidad de flotación, que aguanta muy bien los envites de las olas. Me gusta atarle una o dos ninfas sin lastrar.

Las ninfas que utilizo en estos escenarios son ninfas sencillas y sin complicaciones.

UV Callibaetis



Una ninfa ligera sin lastrar, de dubing de liebre mezclado con dubing UV de color tan y costera en seda floss gris. En tamaño del 12-16.

Oreja de liebre


La típica oreja de liebre sin lastrar. Simple pero muy eficaz. Ésta, junto con la anterior, son las dos ninfas que más utilizo con el tricóptero o con alguna de las otras terrestres.

Faisán con cabeza dorada


Cuando pesco a ninfa pura, ésta suele ser mi ninfa de punta. Me gusta dejarle las patas de cdc bastante largas, creo que le dan sensación de vida. Otra de las moscas que me ha deparado muchas truchas.


Red Fox


Tanto lastrada con una cabeza dorada, como sin lastrar, es una buena ninfa atractora de gran tamaño. El hackle de perdiz pardilla le da bastante movilidad. La suelo utilizar cuando pesco en profundidad si va lastrada y en tándem con alguna terrestre de foam si la llevo sin lastrar.

Buzzers



Los buzzers no siempre me funcionan y no funcionan igual en todos los lagos y embalses. Pero cuando se dan las condiciones de zonas con vegetación sumergida y en los atardeceres de verano, me han dado muy buenos resultados. A veces los combino con el trico de ciervo.

Los streamer los suelo utilizar en situaciones concretas. Los Woolly Buggers los conoce todo el mundo, así que yo os muestro dos que me han dado resultado también.

Streamer de minitalla



Las grandes truchas suelen dar buena cuenta de las minitallas, ya sean alburnos, madrillas...etc. Este streamer me dio la mayor trucha del año pasado tras ver un ataque de la misma a un bando de madrillas. Lo monto en un anzuelo de streamer del 8.

Zonker de conejo


En ciertos embalses habitados por grandes truchas me gusta pescar con líneas hundidas y este tipo de mosca. Los resultados no suelen ser muchos peces, más bien escasos, pero él que sale, sale grande de verdad. Lo monto en tamaños del 4 al 8 y van lastrados con hilo de plomo solo en la cabeza.

Pues éstas son las moscas que más utilizo en lago y embalse. No son nada del otro mundo, pero pienso que en este tipo de aguas tiene más importancia el saber localizar la trucha y la técnica, que si la mosca tiene éste u otro color.

domingo, 5 de febrero de 2012

Nordic Fly Fishing Tales

Estos chicos están como putas cabras, pero hacen unos vídeos muy divertidos y pescan magníficos peces. De lo más original que he visto en esto de la pesca a mosca.



miércoles, 1 de febrero de 2012

Pesca en Lago (III). Tácticas.

He dudado mucho cómo afrontar esta entrada, es tan amplio el tema y hay tantas variables que darían más para escribir un libro que un pequeño artículo. Al final decidí hablar como pesco yo cada zona del lago o embalse según sus características, aunque solo sea por poner un poco de orden a las ideas.


Imaginemos que ya hemos estudiado medianamente el lago a pescar y procedemos a elegir la técnica a utilizar. La época, hora y el clima influyen en la elección: no creo que pescar con un saltamontes y -2 ºC en pleno noviembre sea la mejor elección, así como en pleno agosto y 30 ºC buscarlas a ninfa y pez visto en aguas poco profundas.

-Entradas de agua

Es lo primero que pesco en un lago. Creo que los peces aguantan más tiempo en este tipo de postura pues la corriente es constante y las condiciones no varían tanto.

Entrada de agua en un pequeño ibón. Foto Massimo.

Si veo peces cebándose pongo directamente la seca. Si no los veo es muy posible que monte un tándem de seca-ninfa adaptado a la profundidad de la corriente que entra. Dependiendo de la época del año y de la ninfa a utilizar la seca puede ser desde un tricóptero de ciervo, un Royal Wulff o incluso un saltamontes de foam. Si el tándem no funciona paso a la ninfa pura. Si la profundidad me lo permite pescaré con la línea flotante, sin embargo, si la orilla profundiza rápidamente utilizo una línea hundida pues la corriente puede bajar el alimento a varios metros de profundidad. Como me será muy complicado pescar aguas arriba, cuando pesco a ninfa con línea hundida, suelo hacerlo perpendicular o unos grados aguas debajo de la corriente e intentando mantener en todo momento la tensión de la línea mientras ésta alcanza la profundidad adecuada. A veces, si no queda más remedio, pesco totalmente paralelo y aguas abajo.

Pequeña trucha pescada a ninfa con una línea de hundimiento IV.

La recogida de la línea la suelo hacer en forma de 8 o a pequeños tirones. La velocidad de recogida la marcarán las truchas, yo comienzo algo más deprisa y si no la toman bajo la velocidad de recogida, no nos queda más remedio que ir probando. Pero muy importante mantener siempre la tensión de la línea pues en estos lugares con entrada de corriente, es fácil perderla.

Bonita trucha pescada en tándem por Paco en la entrada del río en un embalse.

-Orillas cortadas 

Son una de mis zonas favoritas. La orilla, al acabar de forma abrupta, es una “trampa” para muchos insectos terrestres que suelen caer al agua. Además, estas zonas ganan profundidad rápidamente, por lo que las truchas tienen refugio.

Llegaré hasta ese cortado con un Hopper Juan?. Foto Xibeliuss

Lo primero que hago en estas zonas es posar una buena mosca seca, ya sea un tricóptero, una hormiga, un saltamontes… Pero intento lanzar siempre que puedo desde la otra orilla, si es una pequeña recula, o totalmente paralelo a la misma de más cerca a más lejos, nunca perpendicular al lago, pues las truchas están realmente muy cerca de la orilla. Luego le doy algo de vida a la imitación, dependiendo del tipo de mosca que utilizo: un tricóptero le daré tirones largos progresivos y a una terrestre pequeños tirones más bruscos.

Esta bonita trucha subió desde una buena profundidad a comer un escarabajo generoso.

Muchas truchas, sobre todo en verano y los días ventosos, patrullarán cerca de la superficie estas orillas una y otra vez en busca de desafortunados insectos en apuros. El sigilo y la paciencia en estos casos nos pueden dar varios peces; mejor esperarlas en la orilla con paciencia y apostados, que pescar con prisas y a la carrera.

Si la seca no funciona, paso a la ninfa buscando la profundidad de las truchas, siempre de menos a más profundidad.

Emanuel posa con una buena trucha que salió a streamer de color negro.

Hay que estar atentos en estas orillas cortadas y observarlas, sin prisas. Muchas veces veremos ataques de grandes truchas a otros peces presa ¿Nunca habéis visto docenas de peces saltando a la vez mientras intentan huir de un depredador? Es el momento de meter un streamer y lanzar cerca de donde veamos saltar estos grupos de peces pasto, la picada no suele hacerse esperar y suelen ser truchas de tamaños generosos.

-Zonas de praderas inundadas y vegetación sumergida 

Los lagos, aunque sobretodo los embalses, que sufren fluctuaciones en su nivel de agua, suelen tener zonas de “praderas” inundadas u orillas más o menos poco profundas, donde la vegetación sumergida abunda.

¿Cuántas praderas inundadas tendrá este embalse zamorano? Foto Xibeliuss.

A mí me gusta pescar estas zonas sobretodo en los atardeceres de verano. Al ser zonas poco profundas y que suelen tener fondos de limos, las larvas de quironómido harán su aparición y emergerán a la superficie. La técnica que utilizo es la de pescar con línea flotante y un bajo bastante largo de al menos 5-6 m. en el que irán dos o tres imitaciones de larva de quironómido, esas que tanto vemos en los vídeos de pesca y montajes ingleses. Lanzo cerca de estas zonas y voy recogiendo a suaves tirones o en forma de 8, siempre manteniendo la tensión de la línea, notando inmediatamente cada picada. En mi opinión es la técnica más divertida de las que se pueden practicar en lago. También si queremos, podemos meter un streamer que sugiera una ninfa de odonato, que podemos imitar perfectamente con una San Dragon o un Woolly Buger de colores oliva o marronáceos.

-El escalón

Las zonas de escalón son zonas que, si bien las podemos pescar a mosca seca, nos serán más propicias para la pesca a ninfa y streamer. A estas zonas le dedico más tiempo cuando en las otras no he tenido grandes resultados o en días más fríos. Dependiendo de la profundidad pescaremos con líneas flotantes o hundidas, pero siempre teniendo en cuenta que las truchas no estarán muy lejos del escalón, esa frontera que les permite no estar muy lejos de la orilla (alimento) pero a resguardo (escalón).

Una ninfa donde el embalse coge profundidad podría ser una buena opción.

-Lago abierto

Si alguna de las zonas del lago o embalse no entrara en ninguno de los grupos anteriores, es decir, orillas más o menos monótonas y sin obstáculos o posturas evidentes, yo lo pesco algo rápido centrándome más en las otras zonas.

Si no hay viento y no vemos cebadas en superficie, lo llevamos jodido a seca (lo llevamos jodido en general, pero a seca más) así que meto directamente la ninfa, intentando localizar por capas, de arriba abajo, alguna trucha activa. También habrá que buscar algún síntoma de ataques a peces pasto o sino meter una línea hundida e intentar rastrear el fondo con un buen streamer de conejo o similar a ver si una gran trucha se apiada de nosotros.

El viento y una ninfa sin lastrar, le dieron a Diego este magnífico premio.

Si hubiera viento, la cosa cambia. Las truchas estarán más activas y patrullarán el embalse en busca de alimento. Si la orilla en la que estoy tengo el viento de espalda y es una orilla “pelada” (por bajo nivel del embalse, por ejemplo) de la que el viento no pueda arrastrar gran cosa al agua, me cambio de orilla y busco preferentemente la orilla batida por las olas. Suelo pescar a ninfa con líneas flotantes y dos o tres imitaciones distanciadas unos 50 o 60 cm. A veces también coloco una gran seca tipo tricóptero de ciervo como mosca más próxima y una o dos ninfas sin lastrar en punta.



La forma de pescar es dejando el viento a mi izquierda (soy diestro) para que no me meta encima las moscas en los lances y lanzo en ángulo de más o menos 45º grados respecto a la orilla. Voy recogiendo la línea, a suaves tirones o en 8, mientras por acción del viento y las olas las moscas se irán acercando a la misma, describiendo un arco, pero sin perder nunca tensión. Adjunto un dibujo (siento que sea tan simple). Cada dos lances avanzo unos pasos y repito.

No pudo resistirse a una Red Fox sin lastrar.

-Lagos de alta montaña vs lagos/embalses 

No he diferenciado hasta ahora las técnicas de pesca utilizadas en unos u otros escenarios. Pues bien, yo utilizo estas técnicas en todos los escenarios a pescar, si bien hay que tener en cuenta que los lagos de alta montaña (ibones) son lugares donde los peces tienen una vida dura y el alimento no abunda especialmente, así que son sitios donde las truchas suelen ser muy agresivas y oportunistas (disponen de pocos meses para comer todo lo que puedan) aceptando de mejor grado las moscas secas que sus primas de los lagos más bajos, incluso enormes Hoppers y Stone Flies y que tampoco les suelen hacer ascos a los streamers.

No es lo mismo pescar aquí... Foto Xibeliuss.

Pero hay que tener en cuenta que las condiciones en la alta montaña cambian muy deprisa y hay días que te lo dan todo y días que no te dan nada. Sin embargo, los lagos y embalses a más baja altitud suelen ser más estables y las truchas no son tan agresivas. Estas circunstancias hay que tenerlas en cuenta a la hora de elegir la técnica y las moscas adecuadas.

...que aquí. Foto Xibeliuss

Pues ésta es la manera en la que afronto un día de pesca en lago o embalse. Se que hay gente que pesca de otra forma y que hay mil variantes y situaciones, por lo que ruego que nadie se tome estas entradas como dogma de fé, sino como una opinión más, que cada uno adaptará a sus situaciones de pesca y gustos. Sólo me queda una entrada más en la que pondré algunos patrones de las moscas que más utilizo en estos escenarios y que me han dado buenos resultados.